La Moxibustión Japonesa

por: Felip Caudet

La moxibustión es una terapia que consiste en la aplicación de calor de diferentes maneras y en puntos determinados del cuerpo. Nacida en el contexto de la medicina tradicional china, es considerada una de las terapias más antiguas de humanidad. Las primeras referencias escritas se encuentran en los libros de seda de Mawangdui (China), datados aproximadamente en 168 antes de nuestra era. Hermana de la acupuntura, los textos más clásicos como el Ling Shu, explicitan que lo que no puede solucionar la acupuntura ha de ser tratado con moxibustión.

La práctica japonesa merece un trato especial pues en su país de origen llega a ser reconocida como una técnica independiente de la acupuntura, prueba de ello es que existen licencias y formaciones específicas para su práctica. Tanto es así que los moxibustores gozan de gran reconocimiento en su país, llegando, como fue el caso del maestro Sawada Ken, a que uno de sus tratamientos alcanzara la consideración de Tratamiento Nacional. Grandes maestros han aportado diferentes enfoques y aplicaciones.

La localización de puntos mediante el tacto es uno de los puntos fuertes y esenciales de la terapia. Esto será lo que permitirá conseguir grandes éxito en los tratamientos. Los moxibustores de renombre (Sawada, Fukaya, Seiji, Bunshi) se caracterizaban por una especial capacidad a la hora de encontrar los puntos.

La moxibustión es originaria de China pero en manos del pueblo japonés las técnicas se han refinado hasta tal punto que tienen un sentido completamente distinto al original. Así como en la MTC se comprende la moxibustión como un elemento de tonificación y una aplicación de calor (yang) que solo puede producir eso, calor (de ahí las grandes aplicaciones de calor que pueden llegar a causar quemaduras), en la concepción japonesa, la moxa prima por su efecto energético y no calorífico siendo crucial la suavidad de sus aplicaciones y pudiendo ser una herramienta de suplementación o drenaje según se use. La moxa ha sido estudiada siguiendo un enfoque científico y evidenciando que su aplicación provoca estímulos que repercutirán en la bioquímica sanguínea estimulando el sistema inmunológico y la producción sanguínea.

El material básico con que se practica la moxibustión es la artemisa (Yomogui en japonés), una planta que destaca por una característica combustión y un uso tradicional en la ancestral cultura japonesa. Una vez procesada cambia el nombre, y según la calidad podremos encontrar mogusa (moxa de alta calidad también conocida como moxa dorada) o wakakusa (moxa de calidad media ideal para usos caloríficos). Dos detalles permiten conocer su calidad: el color y la textura. Esto adquiere gran importancia en función de la técnica que queremos aplicar.

La gran variedad de técnicas que existen hacen de la moxibustión un arte rico que ha ido evolucionando desde su concepción. La técnica más singular y poderosa es el llamado Okyu. Para realizarla requeriremos moxa de la más alta calidad, Gold Mountain o Ibukki, puesto que la combustión ha de ser uniforme y suave. Se confeccionan unos conos del tamaño de un grano de arroz o de sésamo que se colocaran sobre el punto a tratar. Se suele utilizar alguna sustancia adhesiva o aislante para evitar al máximo la posible quemadura. Los conos serán encendidos mediante una varilla de incienso sin humo. Con práctica y las técnicas adecuadas el paciente percibirá una sensación similar a una suave punción (¡sin agujas!), por otra parte si no se realiza bien la técnica la percepción será de quemazón.

Para más información y conultas, escribe a fisiorespuesta@gmail.com o visita la página www.harikyu-in.blogspot.com

Hora local/japonesa

Síguenos en:

logo de Facebook logo de Twitter logo de Google+
logo de Wordpress logo de YouTube logo de Flickr

Canal Descubrir Japón


Álbum de fotos


Vídeos recomendados


logo de Creative Commons Todos los contenidos propios de esta página tienen una licencia Creative Commons Attribution-NonComercial-ShareAlike 3.0 Unsuported License.
Los materiales referenciados o de terceros no están incluidos en esta licencia y mantienen su propiedad original.

Página diseñada por J-Estudi