Opinión Nitómana

Este no es el primer año que acudo al Asian Summer Film Festival de Vic, pero si que es el primero que he podido asistir todos los días que ha durado el festival. Habría preferido que esto hubiera sucedido el año pasado, cuando el país invitado era Japón, pero no pudo ser. Este año el país invitado era China, cosa que como Nitómano tampoco me disgusta en absoluto, pues también soy muy aficionado a esta cinematografía, pero por la parte que le corresponde a la web, he quedado un poco decepcionado.

Durante los días del Festival, que dura casi una semana, no solo se pueden ver películas orientales, si no que también hay muchas otras actividades, de forma que es una experiencia completa, una muy recomendable. De hecho, incluso me he encontrado con gente que, para hacer unas vacaciones distintas, en vez de irse a la playa, han venido al festival. A continuación trataré de desgranar los diversos aspectos de lo que ha sido esta edición, pero advierto que lo haré desde un punto de vista muy personal, nada imparcial.

Las películas

La parte más importante de un festival de cine son, evidentemente, las películas, y en este caso a lo largo de los seis días del festival se han proyectado 26 films, 5 documentales, 7 cortos, y 2 recopilaciones de capítulos o cortos de animación. De todos ellos tan solo me he perdido 6 (2 documentales, 1 recopilación y 3 films), pero en general ha sido por motivos de fuerza mayor, no por falta de interés. Si, es cierto, hay un par de documentales que no me parecían demasiado interesantes y esto lo utilicé como excusa para auto convencerme de hacer otra cosa, pero en general la programación era suficientemente interesante como para no despegar el culo del asiento.

Como podéis suponer, siendo China el país invitado, la mayor parte de los films eran producciones chinas o hongkonesas, sobre todo la de la retrospectiva "Kung Fu Girls" donde se han podido ver en pantalla grande algunas joyas de las factorías de Hong Kong de los años 80, muchas de las cuales solo había podido verlas en la pantalla del televisor. También dos de los documentales (los más interesantes) estaban directamente relacionados con este tema, que era el leitmotiv de esta edición.

Entre los films se han podido ver desde blockbusters llenos de adrenalina de principio a fin, hasta películas de autor mucho más intimistas y delicadas. Y cabe mencionar de forma especial las sesiones matinales con unos films para niños (como mínimo de corazón) realmente muy buenos y que cada año se llenan más con las escuelas de verano de la ciudad.

Las películas japonesas

Este año la presencia japonesa (o de temática japonesa) se ha reducido a 6 films, 1 corto, una recopilación de los 4 primeros capítulos de una serie y los que se nos dijo que era un corto, pero realmente era el primer episodio de una serie de televisión. Un buen número de producciones, pero la verdad es que tampoco eran demasiado destacables por su calidad.

De los films, la verdad es que quedé un poco decepcionado, estaban bien, algunos mostraban las tendencias plásticas y de trama habituales... pero no sé, me quedé con la sensación de que faltaba alguna cosa, un plus que las hubiera hecho destacar.

Entre los films proyectados estaba el anime En Este Rincón del Mundo, un film que ha sido una auténtica sorpresa y éxito en Japón, pero yo creo que no hay para tanto. Del film de género tokusatsu, y el primer capítulo de una serie de Magical Girls en acción real, diré que dieron de si lo que puede esperarse de las producciones de estos géneros (por mucho que el capítulo de Magical Girls estuviera dirigido por Takashi Miike).

De la recopilación de los primeros cuatro capítulos de Ronja, la hija del bandolero, teniendo en cuenta que es una serie de Studio Ghibli (dirigida por Goro Miyazaki), la verdad es que cumplió todo lo que se puede esperar de una producción de este estudio: muy bien dibujada, gran profusión de detalles... pero la historia no avanza y al ver solo los primeros capítulos te quedas con la sensación de que no vale la pena. Conociendo las historias de Ghibli no pienso dejar de ver el resto de la serie, por que seguro que al final es interesante, pero solo con este inicio más de un espectador seguro que se quedó con la sensación de que no vale la pena ver el resto. Con esto quiero decir que tal vez la elección no fue la más acertada (cuando haya acabado de ver la serie completa, podré afinar más).

Y cabe hacer una mención especial para Tetsudon, un recopilatorio de cortos con una temática común que va camino de ser un habitual de la sesiones golfas del festival. Personalmente no soy demasiado fan de todo el "show" que hay detrás de este film (muchos dicen que no tengo sentido del humor, y como mínimo tienen razón en que no lo tengo como la mayoría de la gente), pero algunos de los cortos he de decir que estaban muy bien buscados (si, ya se, algunos son malos con avaricia, y de hecho es lo que se pretende). Sin embargo, en conjunto es una noche golfa muy interesante, aunque no tanto por la hora que acabó (04:00 hr), y lo poco que se pudo dormir para poder asistir a la mañana siguiente a la sesión matinal de las 10:00 hr, que era En Este Rincón del Mundo.


Las Nits a la Bassa

Es como empezó el festival, y un elemento que nunca han dejado de lado. Las cenas, espectáculo y posterior proyección de una película es probablemente lo que más gente atrae durante el festival. Cada noche está dedicada a un país distinto (China, Japón, Corea, India y otra región de China con una cena cantonesa), con actuaciones relacionadas y un film del país correspondiente.

De las cenas, la peor fue la japonesa, pero esto creo que ya lo comenté el año pasado. Este año las cenas han costado 10 euros cada una, menos la japonesa, que ha costado 12 euros, y además no incluía la bebida (todas las demás si). Pero no solo ha sido la más cara, si no que posiblemente haya sido la menos buena. La cena japonesa, elaborada cada año por el restaurante Okashii, de la misma ciudad, no destaca (el año pasado ya hablé del restaurante), y poner unos platos de plástico más bonitos y un mantel de papel en la bandeja no justifica la diferencia de precio. La cena japonesa de este año (muy similar a la del pasado) constaba de seis piezas de sushi, dos de salmón, dos de surimi y dos uramaki, todos ellos bastante pequeños y un poco secos; un plato de yakisoba que era lo mejor de todo el menú, aunque la cantidad era como para morirte de hambre (en los boles de fideos instantáneos del patrocinador Maggi diría que hay más cantidad); y pollo teriyaki, que como el año pasado estaba seco y casi diría que requemado. Y el hecho de que no hubiera arroz para acompañarlo hacía que todo el conjunto costara más de tragar y te dejara menos satisfecho. Este año me lo estuve pensando, pero creo que el próximo año, definitivamente, pasaré de esta cena.

Si cabe destacar alguna de las cenas, casi diría que la mejor de todas, para mí, fue la cena India, a pesar (o quizás a causa de) ser seguramente la más sencilla. Esta cena constaba de garbanzos con arroz, pollo punjabi, chapati (su tipo de pan) y un postre muy bueno (creo que dijeron que estaba hecho a base de manzana, pero no estoy seguro).

Sobre las actuaciones, en muchos casos eran simples demostraciones de las artes marciales características del país del día. Unas demostraciones (como casi todas las de este tipo) bastante sosas e intrascendentes, que tan solo interesan a los familiares y amigos de los participantes, cosa que queda evidente por la estampida de gente que una vez acabada marcha de la Bassa, siendo sustituida por los que tan solo quieren ver la película. Lo que si quiero destacar es la noche India (otra vez), donde la clase de danza de Bollywood atrajo a mucha gente (muchos niños) y las danzas posteriores fueron muy interesantes. también el dragón chino del primer día (en parte por ser la inauguración oficial del festival), y la actuación musical del último día, a cargo de los hermanos Roma, fueron interesantes.


Otras actividades

Pero no solo de cine vive el nitómano, así que durante el festival tienen lugar otras actividades como cine fórums, exposiciones y presentación de libros. Sí, todo está relacionado con el mundo del cine, pero son un agradable cambio de dinámica que se agradece en un festival bastante largo cargado de actividades, que te deja agotado, pero del que no quieres perderte ni un detalle, porque después seguramente lo lamentarás. De hecho yo ya lamento haberme perdido las dos últimas películas, pero estaba muy cansado, creía que me dormiría en la butaca del cine (de hecho al llegar a casa me dormí toda la tarde) y si me quedaba podía perder el tren de regreso, así que podríamos decir que fue por circunstancias de "fuerza mayor".


Valoración global

En conjunto al festival le pondría muy buena nota, tanto que ya tengo ganas que sea el próximo año por estas fechas, para poder regresar. No se cuál será el país invitado esta vez, aunque no creo que sea Japón (aunque me gustaría) pues ya lo fue el año pasado, y hay muchas más cinematografías interesantes en extremo oriente, pero podéis estar seguros que, por poco que pueda, allí estaré para daros mi visión nitómana de todo lo que suceda. ¡Buenas y muchas más Nits para todos los Nitómanos!

Hora local/japonesa

Síguenos en:

logo de Facebook logo de Twitter logo de Google+
logo de Wordpress logo de YouTube logo de Flickr

Canal Descubrir Japón


Álbum de fotos


Vídeos recomendados


logo de Creative Commons Todos los contenidos propios de esta página tienen una licencia Creative Commons Attribution-NonComercial-ShareAlike 3.0 Unsuported License.
Los materiales referenciados o de terceros no están incluidos en esta licencia y mantienen su propiedad original.

Página diseñada por J-Estudi