La Cuina de l´Uribou

por: Jordi Ferré. Fotografías de Alba y Masahiro.

Lo descubrimos casi por casualidad, podríamos decir que al azar, mientras estábamos organizando una cena con el grupo de clase de japonés. La persona que se encargaba miró un directorio de restaurantes japoneses en Barcelona y, entre los que le llamaron más la atención fue el primero que consiguió que se amoldaran a nuestras necesidades… y la verdad es que ¡lo acertamos de lleno!

El lugar a primera vista no parecía demasiado adecuado para un restaurante japonés, en una calle un poco escondida, cerca de l´Illa Diagonal pero por donde creo que no pasan más que los vecinos. Al llegar la verdad es que, como todos los japoneses que valen la pena, no parecía gran cosa, pero nos preocupaba que estuviéramos un poco apretados ya que el sitio parecía muy pequeño… demasiado pequeño para los nueve que éramos. Pero al entrar respiramos aliviados al comprobar que tienen un comedor interior pensado especialmente para grupos de tamaño medio como el nuestro. De hecho, había dos grupos más, y todavía quedaba sitio para uno más, y todo ello sin estrecheces.

Una vez bien acomodados vino el problema de la comida. La carta no es especialmente extensa, pero al menos no contiene únicamente los platos "típicos", sino algunos que no acostumbras a encontrar o variantes curiosas (y deliciosas) de los más tradicionales. En cualquier caso, por adelantado habíamos pedido si nos podían hacer okonomiyaki y sukiyaki ya que algunos del grupo no los habían probado nunca y tenían muchas ganas de hacerlo. Ninguno de los dos platos estaban en la carta, pero nos dijeron que ningún problema, aunque el sukiyaki tal vez sería un poco escaso para tanta gente ya que tan solo tenían un recipiente para prepararlo. Así pues, armados con el menú y una lista de platos especiales que seguramente tan solo tendrán disponibles según la temporada y por eso no están incluidos en la carta, decidimos pedir una selección de platos a repartir entre todos para hacer lo que más bien podría considerarse una degustación.

No recuerdo exactamente todo lo que pedimos, pero la verdad es que empezamos con la idea de pedir una tanda, y después pedir más según el hambre que nos quedara, pero nos quedó la justa para las estrellas de la noche, el sukiyaki y los okonomiyaki. Bueno, del sukiyaki al final tal solo probé un poco de tofu, de shiitake y de carne porque no me quedaba sitio para más (y no soy precisamente de los de comer poco).

De la selección inicial recuerdo especialmente la anguila (un unagidon), y no solo por la dificultad de repartirla bien entre todos, sino porque estaba "de vicio". Pero la verdad es que casi todo quedó eclipsado por los dos gigantescos okonomiyakis que nos hicieron (al estilo de Ôsaka) y que a esas alturas de la cena nos pensábamos que seríamos incapaces de acabar, a pesar de que al final no quedaron ni las migajas.

Para acabar una buena cena, unos postres a medio camino entre lo tradicional y la modernidad, y un poco de sake para hacerlo bajar todo.

En resumen, una cena de las que no te olvidas fácilmente y que tienes ganas de repetir, con la alegría final de que, a pesar de que habíamos comido como reyes, en cantidades más que generosas, que dos de los platos habían sido pedidos de forma muy especial, incluso fuera de la carta, y que todo lo habíamos regado con abundante cerveza japonesa (bien, no todos, pero si bastantes), en conjunto nos salió por un precio más que razonable… yo incluso diría que barato.

Si hubiera que valorarlo, ¿qué puntuación le pondría? Pues teniendo en cuenta que realmente nunca pongo puntuaciones máximas por si alguna vez encuentro algo que es imposible de puntuar en una escala normal, creo que le daría un 9 (sobre 10).

Comentarios de algunos de los miembros del grupo:

Alba: yo destacaría que la gran mayoría de clientes son japoneses o vienen porque su amigo/senseis/conocido japonés se lo ha recomendado, cosa que te da bastante confianza. Además, el ambiente es muy tranquilo y la atención personalizada del cocinero es genial (¿Taka-san, creo recordar?).

Esther: el hecho de que pidiéramos dos de cada para que todo el mundo pudiera probar los distintos platos del menú, hizo que a medida que los iba probando me dijera: "cuando vuelva, me pediré este plato para mi sola". ¡¡¡El problema es que lo iba pensando de todos los platos a medida que los iba probando!!! Nada, ´que tienen una carta de platos buenísimos!

Sonia: me gustó encontrar platos que no es habitual encontrar en otros restaurantes japoneses de Barcelona, como el sukiyaki o alguna tapa como la gouya (un pepino amargo muy típico japonés). El sushi y la anguila buenísimos. Como sitio, muy tranquilo y un trato muy familiar.

Información del restaurante:

  • Dirección: C/ Taquigraf Serra 26, 08029 Barcelona
  • Síguelos a través de su Facebook o Twitter

Hora local/japonesa

Síguenos en:

logo de Facebook logo de Twitter logo de Google+
logo de Wordpress logo de YouTube logo de Flickr

Canal Descubrir Japón


Álbum de fotos


Vídeos recomendados


logo de Creative Commons Todos los contenidos propios de esta página tienen una licencia Creative Commons Attribution-NonComercial-ShareAlike 3.0 Unsuported License.
Los materiales referenciados o de terceros no están incluidos en esta licencia y mantienen su propiedad original.

Página diseñada por J-Estudi