十二月二十四日: La Víspera de Navidad
(クリスマス)

por Jordi Ferré

El catolicismo es la tercera religión más practicada del país (a mucha distancia del budismo y el sintoísmo), por lo que no podríamos considerar Japón, ni de lejos, un país católico. Esto nos llevaría a pensar que no existe ninguna tradición de celebrar la Navidad. De hecho, el día de Navidad en Japón es laborable y podríamos decir que un día más en la vida de cualquier ciudadano del país del sol naciente, si no fuera porque Japón es uno de los países más consumistas del mundo, y para mantener este consumo con los años ha ido adquiriendo todas las tradiciones foráneas en las que ha percibido un potencial económico adecuado. Y la Navidad ha sido una de las que ha adoptado con más fuerza. Cuando aún no se han apagado los ecos de la fiesta de Halloween (otro ejemplo de adopción de tradiciones por su aspecto consumista), las tiendas ya se preparan para su estrategia navideña, y no es extraño ver como los abetos, los Santas y las decoraciones navideñas empiezan a inundar el país, más de un mes antes de la fecha.

De esta forma un tanto artificiosa es como en la sociedad japonesa, especialmente entre los jóvenes, se han ido abriendo paso una serie de pautas, ya que tal vez no sería adecuado llamarlo "tradiciones", que han convertido la vigilia del día de Navidad, lo que para nosotros es Nochebuena, en una celebración similar a San Valentín, dedicada especialmente a la pareja, en contraposición al Año Nuevo, que suele celebrarse más en familia.

Así, en Navidad es habitual hacer regalos; pasear por las calles iluminadas de forma espectacular, tanto más cuando los diversos centros o ejes comerciales parece que compitan para lograr el despliegue de luces y colores más sorprendente y espectacular; y toda una serie de tradiciones importadas y, como es habitual en Japón con todo lo que viene de fuera, adaptadas a los gustos japoneses, o interpretadas de forma un tanto particular.

Y entre estas tradiciones interpretadas podemos encontrar un par de curiosidades culinarias que tienen mucha fuerza. Y es que los japoneses están convencidos de que los occidentales lo celebramos alrededor de la mesa con una gran cena en la que no puede faltar el pollo y el pastel de navidad. ¿Porqué estos ingredientes precisamente? Bueno, las versiones son diversas y a veces contradictorias.

Pastel de Navidad

En estas fechas se degusta una deliciosa tarta de crema adornada con fresas, conocida como kurisumasu keeki (literalmente tarta o pastel de Navidad), hasta tal punto que se ha convertido en un símbolo propio de esta efeméride.

Esta tarta fue elaborada por primera vez por la confitería Fujiya, muy conocida por su popular mascota Pekochan. Y es que el fundador de Fujiya, Rinemon Fujii, pasó seis meses en Estados Unidos indagando sobre la cultura del café y de la repostería. Fujii inauguró la primera pastelería de Fujiya y, en un intento de emular la tradición de los dulces navideños occidentales, lanzó ese mismo año la primera tarta de Navidad en Japón: un simple bizcocho cubierto de azúcar y decorado con bolitas de color plata al que solo podían acceder las clases más pudientes del país.

Tras la Segunda Guerra Mundial y la postguerra, la hambruna asoló Japón. La distribución del azúcar y de la harina estaba bajo control estatal, y la producción de dulces se paralizó. Sin embargo en el orfanato cristiano St. Joseph, se repartieron entre los niños pastelitos de Navidad elaborados con ingredientes traídos de América. Este hecho se difundió de tal forma que los japoneses acabaron pensando que los occidentales celebraran la navidad comiendo tarta.

Finalmente en la década de los 50 se levanto el control sobre los alimentos y se retomó la fabricación de dulces. Fue entonces cuando Fujiya popularizó la kurisumasu keeki aprovechando la difusión que estaba teniendo esta festividad occidental en Japón y la creencia por parte de los japoneses de que las navidades se celebraban alrededor de una tarta. El resultado es que actualmente muchos japoneses hacen enormes colas frente a las pastelerías para volver a sus casas con la deseada tarta.

Si quiere saber cómo preparar esta tarta, aquí puedes encontrar la receta.

Cenar pollo

En Japón la víspera de Navidad es un día para ir a cenar en restaurantes de lujo o que estén de moda por cualquier causa, especialmente si es una cena íntima con la pareja, pero cuando la gente no quiere o no puede cenar fuera, lo hace en casa pero buscando un menú "especial" que generalmente incluye pollo y dulces.

El motivo de que el ingrediente principal sea el pollo no he conseguido averiguar cual es, pero quizás tengan algo que ver las estrategias comerciales de algunas compañías. Y es que el menú especial de Navidad del Kentucky Fried Chicken es uno de los productos más vendidos este día, llegándose a formar largas colas para adquirirlo. Si el menú indujo a comer pollo, o si se hizo el menú porque la gente pedía pollo, podría ser un dilema como el del huevo y la gallina, así que no entraré en ello. Solo concluir que, para intentar robarle algo de negocio este día, cada vez es más habitual que otras cadenas de comida preparada saquen productos innovadores y curiosos para sacar mayor tajada de este día.

Hora local/japonesa

Síguenos en:

logo de Facebook logo de Twitter logo de Google+
logo de Wordpress logo de YouTube logo de Flickr

Canal Descubrir Japón


Álbum de fotos


Vídeos recomendados


logo de Creative Commons Todos los contenidos propios de esta página tienen una licencia Creative Commons Attribution-NonComercial-ShareAlike 3.0 Unsuported License.
Los materiales referenciados o de terceros no están incluidos en esta licencia y mantienen su propiedad original.

Página diseñada por J-Estudi