二月十四日: San Valentín
(バレンタインデー)

por Jordi Ferré

Los japoneses son especialistas en importar tradiciones foráneas y adaptarlas a su medida, y eso mismo es lo que ha sucedido con una de las fechas más internacionalmente difundida, San Valentín, el Día de los Enamorados.

El 14 de Febrero también en Japón es una fecha muy esperada por las parejas de enamorados, a pesar de que es mucho más "peculiar" que en el mundo occidental. Es especial por que no es la única fecha relacionada con los enamorados, pero las diferencias que destacan especialmente respecto a cómo suele celebrarse en occidente son que en esta fecha mayoritariamente se regala chocolate (parece que en Japón cualquier tradición tiene que venir acompañada de algún postre o dulce característico), y que es una fecha que realmente implica solamente a ELLAS. Y es que este día, en Japón son única y exclusivamente las mujeres las que regalan chocolate a los hombres. ¿Una tradición machista? En absoluto. ¿Estrategia comercial? Posiblemente, ya que el hecho de que ellas regalen chocolate a ellos tiene una condición implícita, y es que se presupone que los chicos que han recibido chocolate de ellas el día de San Valentín, exactamente un mes después, el 14 de Marzo, también conocido como el Día Blanco, ellos deben responder a la iniciativa de las chicas regalándoles a ellas chocolate (en este caso generalmente chocolate blanco, de ahí el nombre del día).

Pero, ¿por qué esta diferencia tan significativa? Pues bien, al parecer, el día de San Valentín fue introducido en Japón en 1936 a través de una compañía de dulces llamada Morozoff. Esta compañía chocolatera promocionó este día pensando en conseguir que las chicas regalaran únicamente chocolate, pues se trataba de un sabor bastante especial totalmente ajeno a la cocina japonesa. Sin embargo cobró tal popularidad, que ha acabado convirtiéndose en toda una tradición.

Sobre el chocolate regalado, se supone que si la chica hace el chocolate con sus propias manos el sentimiento es mucho más profundo, pero la verdad es que las tiendas están llenas a rebosar de productos de chocolate para regalar directamente, hasta el punto que con este motivo llegan a facturar cerca de la mitad de las ventas de todo el año.

Pero regalar un chocolate tampoco implica exactamente que se tengan sentimientos amorosos hacia la persona a la que se le regala, y es que como todo en Japón, el tema no es tan sencillo como parece, y en la práctica existen muchos tipos de "chocolates" que se pueden regalar (se puede llegar a regalar chocolate a todos los varones que conozca la chica):

Honmeichoco (本命チョコ), que podría traducirse por chocolate hecho en casa o verdadero, y es el que realmente se regala a la persona que se ama.

Girichoko (義理チョコ), que podríamos traducir como chocolate por obligación o de gratitud, es el que suele regalarse a los compañeros de trabajo, de clase, y casi podríamos decir que dejar de regalárselo a alguien es casi como un insulto para esa persona. Suelen ser chocolates nada sofisticados, de pequeño tamaño, y cada vez más las chicas de una misma oficina o lugar de trabajo suelen reunirse para hacer un regalo conjunto de chocolate de este tipo a todos los hombres de la oficina, sección, o lo que corresponda.


Estos dos tipos de chocolate son los principales, aunque hay algunos más que en cierta forma podríamos considerar subtipos del Girichoco, a pesar de que hay quien los considera totalmente distintos. Estos son:

Tomochoko (友チョコ), palabra que procede de "tomodachi", que significa amigo, es un término intermedio a los dos principales, pues se trata de un chocolate que se da a los hombres de tu entorno más próximo, pero no lo haces por compromiso, sino por que quieres, por simple amistad, aunque sin ninguna connotación amorosa implícita.

Famichoko (ファミチョコ) son los que se regalan a los miembros de la familia (padre, tíos, hermanos…).

Sewachoco (世話チョコ) es como se denomina el chocolate que puedes regalar a profesores, compañeros, etc. para agradecerles alguna cosa que hayan hecho por tí.

Y parece que no contentos con las astronómicas ventas de chocolate de estas fechas, se está tratando de impulsar las ventas de otro tipo de chocolate, el Gyakuchoko (逆チョコ) o chocolate a la inversa, que es un chocolate que los chicos regalan a las chicas este mismo día de San Valentín (y supongo que además se esperará que ellos les vuelvan a regalar chocolate a ellas el Día Blanco).

Evidentemente, este día no se regalan únicamente chocolates, sino que ellas regalan todo tipo de cosas a sus personas amadas, pero la diferencia es tan importante, que sin duda es lo que marca esta fecha.

Y con tanto chocolate para regalar hasta con la excusa más tonta, ¿qué sucede si no te regalan ningún chocolate? Para no tener que averiguarlo, los japoneses han ideado la solución perfecta, y es que no creo que haya nada que no puedan inventar los japoneses. Como existen muchos hombres que no tienen novia, ni amistades femeninas que les puedan regalar un chocolate, una compañía de seguros ha inventado el "Valentine-kone", un servicio por el que por la módica cantidad de 500円, te aseguran que el día 14 de Febrero recibirás en tu casa una caja que contendrá chocolate y un mensaje personal escrito por una bella dama.

Noticias relacionadas

Cada año se producen diversas noticias y se crean nuevas iniciativas relacionadas con esta fecha. A continuación podréis encontrar los enlaces a las que vayamos incorporando año tras año.

2016: El tren del amor

Keikyu Corp., una compañía de ferrocarriles privada que une Tōkyō con Kawasaki, Yokohama, Yokosuka y otras zonas de la Península de Miura en la Prefectura de Kanagawa, ha empezado a ofrecer el servicio especial de un "tren del amor" para promocionar el Día de San Valentín. Este tren incluye cuatro zonas para cuatro pasajeros en la zona de asientos no reservados que han sido decorados con corazoncitos, y que circulará hasta el 14 de marzo, el Día Blanco en el que los hombres que han recibido un regalo por San Valentín deben corresponder.

2016: Un templo muy dulce para San Valentín

En Utsunomiya unos estudiantes de instituto han erigido un santuario sintoísta con galletas y chocolate en el centro comercial de la estación de su ciudad para poder rezar por un "dulce romance" ante la proximidad del día de San Valentín. Este templo, que permanecerá hasta el domingo 14 de Febrero, está cubierto por 3.600 macaroon y 5.000 galletas; la shimenawa (cuerda sagrada) que cuelga del altar está hecha con pan, y los dos komainu (perros guardianes) están cubiertos de chocolate. De momento más de doscientos visitantes han escrito sus ema (tabletas votivas). Estas permanecerán colgadas en un tablero tras el templo hasta el último día del evento, y posteriormente serán trasladadas al santuario Yasakajinja, próximo a la estación.

Hora local/japonesa

Síguenos en:

logo de Facebook logo de Twitter logo de Google+
logo de Wordpress logo de YouTube logo de Flickr

Canal Descubrir Japón


Álbum de fotos


Vídeos recomendados


logo de Creative Commons Todos los contenidos propios de esta página tienen una licencia Creative Commons Attribution-NonComercial-ShareAlike 3.0 Unsuported License.
Los materiales referenciados o de terceros no están incluidos en esta licencia y mantienen su propiedad original.

Página diseñada por J-Estudi