Restauración del puente que salvó a muchos supervivientes de Hiroshima

Un puente que quedó básicamente intacto después de la bomba atómica de 1945 y que utilizaron los supervivientes para huir será restaurado el próximo año, 70 aniversario del ataque nuclear, para que recupere si antiguo esplendor.

Ozu Toshiyuki, de 79 años es uno de los que se salvó gracias a este puente con estructura de hormigón llamado Enkō, y que está situado a 1.8 km del punto cero. Ozu tiene una tienda de ropa cerca del puente, y es una de las personas que fundó la Enkō Bashi Fukugen no Kai (grupo para la restauración del puente Enkō) en 2008, conjuntamente con toros residentes de la zona. A través de donaciones populares, esperan poder retornar el puente a su estado anterior a la guerra.

El puente Enkō es uno de los seis puentes que no quedaron destruidos por las bomba atómica. Se trata de un puente que originalmente se construyó en madera, a finales del siglo XVI, pero que en 1926 fue reconstruido con su estructura actual de 8.5 m de anchura y 62.5 m de longitud. El puente tenía numerosos elementos decorativos, motivo por el que antes de la guerra se le consideraba el "puente más lujoso de Hiroshima". Un águila de bronce extendía sus alas sobre un globo que servía de percha en cada uno de los cuatro pilares que adornaban los dos extremos del puente. Se instalaron lámparas para iluminar de noche los pilares, así como otros ocho pilares más pequeños. El parapeto mostraba diversas representaciones de melocotones sostenidos por monos, el animal del que deriva el nombre del puente.

Pero todos estos elementos decorativos se retiraron en 1943 por orden del gobierno, junto con todos los objetos metálicos que se podían utilizar para el esfuerzo de guerra japonés.

Cuando la bomba atómica explotó en la mañana del 6 de Agosto de 1945, Ozu, entonces un estudiante de secundaria, estaba desayunando en el segundo piso de su casa. La casa quedó destruida por la onda expansiva, pero consiguió salir arrastrándose. La casa de su vecino estaba en llamas, y vio una mujer atrapada bajo un pesado pilar que pedía auxilio, pero no pudo hacer nada por ella. Corrió hacia el Este de la ciudad para reunirse con unos parientes que vivían allí. Ozu lo consiguió por que el puente seguía en pie, a pesar de algunos desperfectos en el parapeto. Como él, otros mucho, desesperados por huir de aquel infierno, también consiguieron llegar a los suburbios de la ciudad gracias a que el puente resistió.

El gobierno municipal de la ciudad apoya esta iniciativa, y ha destinado 20 millones de yenes (casi 200.000 euros) al proyecto.

"Restaurar el puente a su estado original es muy importante por que el puente fue construido con el mismo estilo arquitectónico que la Cúpula de la Bomba Atómica –dice Keiichi Ohashi, director de la Escuela de Arte de Hiroshima que encabeza este grupo cívico- Espero que la restauración conlleve la revitalización de la comunidad local".

Hora local/japonesa

Síguenos en:

logo de Facebook logo de Twitter logo de Google+
logo de Wordpress logo de YouTube logo de Flickr

Canal Descubrir Japón


Álbum de fotos


Vídeos recomendados


logo de Creative Commons Todos los contenidos propios de esta página tienen una licencia Creative Commons Attribution-NonComercial-ShareAlike 3.0 Unsuported License.
Los materiales referenciados o de terceros no están incluidos en esta licencia y mantienen su propiedad original.

Página diseñada por J-Estudi