Ema (絵馬)

Las Ema son pequeñas placas de madera en las que los fieles de los santuarios sintoístas escriben sus oraciones o deseos y posteriormente las dejan colgando en un sitio especialmente dedicado para ello en el propio templo para que los kami venerados en ellos las pueda leer. De hecho también es posible que las encontréis en los templos budistas, una tradición heredada de cuando las dos religiones muchas veces eran casi indistinguibles la una de la otra.

La palabra Ema está formada por dos kanji, el de imagen y el de caballo, y por tanto podríamos traducirlo como "representación de un caballo", aunque actualmente este es posiblemente el animal que menos se ve en las placas (excepto cuando es el año del caballo según el horóscopo chino).

Antiguamente, durante el periodo Nara, la gente donaba caballos a los templos para conseguir que los dioses les hicieran caso cuando les pedían algo, pero esto impedía que mucha gente pudiera tener acceso a este tipo de "favor divino", y cada vez se hizo más habitual que en vez de un caballo se regalaran representaciones de este animal hechas de madera, cerámica, o incluso papel. De aquí se pasó a placas de madera en las que se pintaba la figura de un caballo, naciendo así las placas Ema que han llegado hasta nuestros días.

Durante el periodo Muromachi se empezaron a representar otras imágenes, a veces relacionadas con el templo en las que se ofrecían, como los zorros en los santuarios a Inari. Estas pinturas fueron evolucionando hasta que a finales del período Azuchi-Momoyama incluso se crearon "salas ema" en que diversos artistas mostraban sus diseños para las placas Ema, casi como si se trataran de las modernas galerías de arte.

Es en el período Edo cuando las placas se popularizaron y se volvieron muy populares, de forma que todo el mundo pudo pedir a los dioses que se cumplieran sus deseos de forma conveniente.

Actualmente se pueden encontrar placas Ema de todas las formas imaginables y con diseños de lo más variado (no me extrañaría que hubiera gente que las coleccionara, o que las adquiera como omiyage de su visita), pero lo más habitual es que tengan una forma básicamente rectangular, con un motivo pintado en un lado (el motivo puede estar relacionado con lo que se desee pedir, el dios venerado en el templo, o el símbolo representativo del año), y el otro totalmente vacío para poder escribir allí nuestro deseo. Su coste ronda los 500円, aunque en algunos templos pueden llegar a pedir hasta 1000円. Las épocas en que suelen encontrarse más Ema colgadas es cuando se acercan los exámenes, o en las épocas en que se celebran más matrimonios, pues estos son algunos de los motivos más habituales para colgar una Ema en el templo. Y si el templo es muy frecuentado por los turistas, no es raro ver placas escritas en todo tipo de idiomas distintos al japonés, generalmente pidiendo poder volver a visitar Japón en el futuro.

Hora local/japonesa

Síguenos en:

logo de Facebook logo de Twitter logo de Google+
logo de Wordpress logo de YouTube logo de Flickr

Canal Descubrir Japón


Álbum de fotos


Vídeos recomendados


logo de Creative Commons Todos los contenidos propios de esta página tienen una licencia Creative Commons Attribution-NonComercial-ShareAlike 3.0 Unsuported License.
Los materiales referenciados o de terceros no están incluidos en esta licencia y mantienen su propiedad original.

Página diseñada por J-Estudi