Tokonoma (床の間)

El tokonoma (a veces abreviado como toko) es el término que denomina un pequeño espacio construido en la sala de estar de una casa de estilo japonés, en el que se muestran unos pocos objetos artísticos para que se puedan apreciar adecuadamente. Estos objetos suelen ser un pergamino con una caligrafía o un dibujo, un arreglo floral o un bonsái (tradicionalmente el bonsái no era una de les opciones, pero en tiempos más modernos se pueden ver algunos), o algún tipo de ornamento o figurita. Los elementos presentes en el tokonoma pueden ir variando a lo largo del año, generalmente con el paso de las estaciones, para así mostrar los elementos más adecuados a cada una de ellas. Es bastante habitual que uno de los extremos que delimitan el tokonoma sea un pilar de madera especialmente colocado a este fin. Las opciones son numerosas, desde los que realmente parecen un tronco que hubiéramos colocado a este fin, hasta una pieza cuadrada con una textura bien marcada.

Cuando se reciben huéspedes, la etiqueta exige que el huésped más importante se siente de espalda al tokonoma. El motivo es la modestia, pues el anfitrión no debe hacer ostentación del contenido del tokonoma y, por tanto, es preciso evitar que la mirada del huésped caiga sobre él. Por otro lado, de esta forma el huésped queda situado en el centro de la escena, enmarcado dentro del espacio más importante de la habitación.

Originalmente, el tokonoma era el altar privado de los budistas, y consistía en una mesa baja de madera sobre la que se quemaba una vela e incienso como ofrenda bajo un rollo con caligrafías budistas. Con el tiempo cambió de significado y de forma. Las imágenes religiosas dieron paso a otras más mundanas, aparecieron elementos de bronce, madera y otros materiales, junto al incensario se colocó un arreglo floral, hasta que acabó sustituyéndolo. En cualquier caso, el tokonoma ha mantenido el carácter de sitio más importante /y sagrado) de la casa, un especio de honor en el que no se puede estar.

Los primeros tokonoma aparecieron en el Período Muromachi y eran una especie de pequeña capilla, largos y estrechos, de una profundidad nunca superior a los 60 centímetros. Actualmente, en las casas tradicionales japonesas los tokonoma son más profundos, generalmente del ancho de un tatami, y no se sitúan en el centro de una pared, si no en una posición asimétrica.

Hora local/japonesa

Síguenos en:

logo de Facebook logo de Twitter logo de Google+
logo de Wordpress logo de YouTube logo de Flickr

Canal Descubrir Japón


Álbum de fotos


Vídeos recomendados


logo de Creative Commons Todos los contenidos propios de esta página tienen una licencia Creative Commons Attribution-NonComercial-ShareAlike 3.0 Unsuported License.
Los materiales referenciados o de terceros no están incluidos en esta licencia y mantienen su propiedad original.

Página diseñada por J-Estudi